Una mirada desde la oportunidad. Proyectos artísticos con la comunidad en el jardín de infantes

 

Una nueva noticia enorgullece a todo el equipo de nuestro Instituto, en esta instancia celebramos que las docentes Virginia Aniano y Marina Nalbarte fueron reconocidas por el proyecto que presentaron en el marco del Premio “Mi patio es el Mundo”. Una iniciativa conjunta de la Organización Mundial para la Educación Preescolar (OMEP) y de la Inversión Social Arcor (ISA).

El proyecto se compuso de una serie de actividades y propuestas que involucraron intervenciones y/o transformaciones en el paisaje escolar que transmitiesen acerca de las personas que día a día forman parte del Jardín N° 244 “Eduardo Mateo”. De este punto de inicio surgieron los proyectos Una jirafa entre todos y Mural de tapitas.

El primero implicó la creación entre niños, familias y docentes de una jirafa con distintos materiales como engrudo y mimbre. La actividad presentó la importancia de la toma de decisiones sobre aspectos como horarios de participación y las diferentes fuentes de colaboración. La creación final tomó un rol de destacada relevancia para la comunidad, haciéndose presente en el festival barrial de Llamadas de Malvín y en la bienal de Arte de Montevideo.

El segundo proyecto tuvo lugar un año después. En esta ocasión se centró la atención en la realización de un mural mediante la clasificación de tapitas de colores. Creación que representa tres componentes de gran importancia para los participantes: la playa donde se encuentra el Jardín, una frase identitaria y el logo institucional.

El Premio “Mi patio es el Mundo” tiene como objetivo reconocer proyectos innovadores de Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) llevados adelante por instituciones dedicadas al cuidado y a la educación de la primera infancia de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

En el marco de la presentación realizada, las familias y docentes transitaron por un proceso donde se movilizaron, comprometieron y enriquecieron, tanto a nivel individual como colectivo. Aspectos que hacen una parte fundamental en el camino y que llevaron a los resultados obtenidos.

Se situaron dentro de un paradigma educativo artístico para el siglo XXI donde los procesos compartidos generaron pertenencia, identidad, comunicación, bienestar, participación, ayuda y simbolización. En entendimiento de que la experiencia artística pone en juego la subjetividad, sensibilidad, pasión y pensamiento. 

¡Enviamos nuestro saludo y felicitaciones a todo el equipo involucrado del Jardín N° 244 “Eduardo Mateo”!